MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

José Ignacio Lapido - Ladridos del perro mágico - Canción (letra e información)

Ladridos del perro mágico

Esta página pretende recopilar todo tipo de información (autores, letra, discos en los que aparece, anécdotas, versiones a cargo de otros grupos ...) sobre la canción "Ladridos del perro mágico" interpretada por José Ignacio Lapido.

Discos en los que aparece

Notas sobre la canción

Autor(es) de la letra - J.I.García Lapido

Autor(es) de la música - J.I.García Lapido

Vídeos relacionados

Búsqueda automática de vídeos. Es posible que el resultado no sea el videoclip de la canción.

Letra de “Ladridos del perro mágico”

Ahí llega de vuelta el que dijo que no volvería,
estuvo sembrando amapolas en la tierra prometida.
Eso fue cuando tú y yo coleccionábamos días tristes,
tan tristes como las caricias que ya dimos por perdidas.

Los buitres acuden a picar en los restos de la historia,
los maestros enseñan a sumar mientras los niños cazan moscas.
Y nosotros dos enpeñándonos en capturar eclipses,
en la otra esquina del mundo alguien preguntó la hora.

Ahí llegan los ecos de nuestro pasado,
entre los chirridos de los neumáticos.
Puedo oír los ladridos del perro mágico,
del perro mágico.

¿Cuánta gente se hizo sangre al morderse los labios de rabia?
¿Cuántos nos quedamos dormidos antes de pasar la página?
Cuando el viento trae las melodías que deja escapar el dolor,
las adolescentes escriben su diario de lágrimas.

Ahí llegan los ecos de nuestro pasado,
entre los chirridos de los neumáticos.
Puedo oír los ladridos del perro mágico,
del perro mágico.

Pasa el tiempo y el cirujano no logró dar con el alma,
el soñador sigue confundiendo a las libélulas con hadas.
Y nosotros nos estrellamos contra el muro de nuestros deseos
y afinamos cada día, por si acaso, las guitarras.

Ahí llegan los ecos de nuestro pasado,
entre los chirridos de los neumáticos.
Puedo oír los ladridos del perro mágico,
del perro mágico.

Ampliar / corregir

Licencia de la letra: Los posibles derechos sobre la letra de la canción corresponden a sus propietarios, NO a Musicoscopio. En esta página, se reproduce la letra con fines informativos.