MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

Extremoduro - El día de la bestia - Canción (letra e información)

El día de la bestia

Esta página pretende recopilar todo tipo de información (autores, letra, discos en los que aparece, anécdotas, versiones a cargo de otros grupos ...) sobre la canción "El día de la bestia" interpretada por Extremoduro.

Discos en los que aparece

Notas sobre la canción

Autor(es) de la letra - ????

Autor(es) de la música - ????

Vídeos relacionados

Búsqueda automática de vídeos. Es posible que el resultado no sea el videoclip de la canción.

Letra de “El día de la bestia”

Abre, abre la puerta que soy el diablo,
que vengo con perras.
Abre, chiquilla,
las piernas que vengo a clavarte semillas.

Como cada día, el infierno me aburría,
me fui de bar en bar.
Vi a la virgen María, cansada de ser virgen,
metida en un portal.

Si llega la policía, no es pecado,
vida mía, ponerse a disparar.
Guardé la artillería, es que me estoy haciendo viejo
y ya empiezo a razonar...

Como me vuelvas a tocar,
alégrame el día, voy a merendar.
Como me vuelvas a decir
que me quieres, claro, y yo también a ti.

El patio de mi casa es particular
cuando llueve se moja como los demás.
El patio de mi casa está lleno de tíos,
unos son malincuentes y otros asesinos.

- Ey, colega, ¿hacemos una banda?
- ¿Pa’ qué?
- ¿Pa’ qué va a ser? Pa’ hacer una matanza,
quiero ser carnicero con nuestros carceleros.

Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.

Me gustaría sonreír
pero no tengo tantas drogas hoy aquí.
Si me quieres arrodillar,
córtame las piernas y aún podré volar.

Ey, ey, ey, ey, ey, ey, tío,
que me tienes harto,
que yo me como a dios por una pata,
que tú no sabes con quién te juegas los cuartos.
¡Conmigo!, tranquilo,
soy un hombre bueno en todos los sentidos.

Pero es que como cada día,
en el infierno me aburría, me vine a malear;
Vi a la virgen María, cansada de ser virgen,
metiendo en un portal.

Si llega la policía, no es pecado, vida mía,
ponerse a disparar.
Saqué la artillería y me falló la puntería
y le metí al dueño del bar...

Como me vuelvas a tocar,
alégrame el día, voy a merendar.
Como me vuelvas a decir
que me quieres, claro, y yo también a ti.

El patio de mi casa es particular
cuando llueve se moja como los demás.
El patio de mi casa está lleno de tíos,
unos son malincuentes y otros asesinos.

- Ey, colega, ¿hacemos una banda?
- ¿Pa’ qué?
- ¿Pa’ qué va a ser? Pa’ hacer una matanza,
quiero ser carnicero con nuestros carceleros.

Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.

Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.
Ya llega el olor, meto la cabeza,
ya no hay más que hablar.

Desde los cuatro puntos cardinales,
me llegan todos los vientos.
No sé lo que me pasa
que tengo todos los aires metidos en el cuerpo,
en el cuerpo...

Ampliar / corregir

Licencia de la letra: Los posibles derechos sobre la letra de la canción corresponden a sus propietarios, NO a Musicoscopio. En esta página, se reproduce la letra con fines informativos.