MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

Festival FIB - Crónica del FIB 2006, por Sigronie.

Crónica del FIB 2006, por Sigronie.

Publicado el 22 de agosto de 2006 en Festival FIB.

Gracias a Elena por sus estupendas fotos, ya que las mías en el Escenario Verde no salieron muy bien.

JUEVES, 20 DE JULIO.

Empezaba el FIB 2006 un poco pronto, por lo de las fechas, pero el público acudió mucho más si cabe que en otras ediciones por lo del atractivo cartel. A mí personalmente, desde mi humilde opinión, el cartel no me atraía demasiado por lo de las viejas glorias y por lo de la falta de producto nacional, pero bueno, era necesario acudir a la cita.

El jueves sólo está operativo el escenario verde, por lo que resulta un poco raro ver a grupos desconocidos al principio de la tarde en un escenario tan grande y con tan poca gente.

El primer grupo que vimos fue Teitur. Apareció un «tipet» en el escenario con chaleco, corbatilla y bien «repeinao». Empezó tocando la guitarra junto con un grupo de cuerda y, la verdad, es que no animó mucho, era bastante rollo folk sinfónico o como lo quieran llamar. Lo único que llamó la atención fue cuando empezó a criticar a George Bush, la gente entonces si que le prestó atención con sus silbidos, mientras tanto nosotros bebíamos cerveza al sol de Benicàssim.

Viendo que el hambre empezaba a apretar, nos encaminamos a cenar los suculentos bocadillos etíopes preparados por el afamado cocinero The Big Red. El mejor lugar que encontramos para cenar fue el césped al lado de la Pista Pop, así que, mientras pinchaba Dj Polar, jefe de Elefant, los Housemartins, Smiths, The La’s y Joy Division, cenamos estupendamente y con una banda sonora que sólo la puedes escuchar mientras cenas en tu casa.

Tom Verlaine with Jimmy Rip, ésta fue la segunda actuación del FIB que vimos. Y fue para olvidar, yo no sabía quién eran pero luego me enteré de que Tom Verlaine era el líder del grupo de los 70 Television. Dos señores mayores tocaban dos guitarras a toda hostia encima del escenario sin más acompañamiento que sus dos sillas, y ante semejante banda sonora empezó la fiesta fanta y los comentarios sobre si es necesario traer a grupos como este al FIB, no es necesario ser tan indie …

Ya entrados en alcohol, empezó el concierto que yo más esperaba, los Sunday Drivers junto con la orquesta Amalgama, un grupo de cuerda de Castellón. Simplemente el concierto fue espeluznante, en el buen sentido de la palabra. Cómo sonaban los seis miembros del grupo junto a la orquesta, las canciones empezaban lanzadas por la guitarra acústica de Jero a la que se iba uniendo el resto del grupo y luego al final la orquesta.

The Sunday Drivers en el FIB 2006.

Jero y la orquesta Amalgama en plena actuación.

El repertorio estuvo compuesto por algunas canciones nuevas y luego sus éxitos como «Love our love», «Often» y la emocionante «Little heart attacks» con el público completamente entregado y la orquesta sonando al más puro estilo Oasis en «Wathever». El concierto lo cerraron con «On my mind» y con la orquesta ya fuera del escenario.

Sigronie y Jero en el FIB 2006.

Jero y el reportero de musicoscopio.com en la Pista Pop.

Después de la emoción llegaba el momento de bailar con los Scissor Sisters. De repente las luces del escenario se apagaron y se encendieron unas tijeras de neón al tiempo que salían los miembros del grupo con sus brillantes trajes y empezaba a sonar «Take your mama out». «Mi vagina es muy grande y divertida», así gritaba la Jake Shears mientras el escenario grande, ya repleto, bailaba sin parar «Laura», «Tits on the radio» y demás éxitos de las hermanas tijeras. Este año no hubo striptease de la cantante como en su última visita al FIB, pero el concierto fue una fiesta.

Scissor Sisters en el FIB 2006.

Glamour y brillantina con los Scissor Sisters.

VIERNES, 21 DE JULIO.

El viernes nos lo cogimos con ganas. Llegamos al FIB sobre las seis de la tarde justo a tiempo para ver a los Babyshambles. No me esperaba yo tanto del novio de Kate Moss, el ex-miembro de The Libertines o simplemente Pete Doherty. Apareció en el escenario más tarde que nadie y bastante perjudicado, menos mal que eran las siete de la tarde. Nosotros, era como si estuvieramos en un estadio de fútbol inglés. Olía a sudor, cerveza y los hooligans coreaban todas las canciones: «Kilimanjiro», «Sticks ad the stones» y por supuesto «Fuck forever», ya coreado por todo el público nacional y británico, en el que Pete ya se desgañitó.

Como colofón final salió al escenario un «tipet», entrado en kilos y bastante borracho, el cual resultó ser el cantante de los Pogues, que interpretó bastante mal una canción muy conocida por el público inglés. En resumen, mucha fiesta y muy divertido estuvo el concierto a pesar de la ebriedad de los músicos.

Pete Doherty y el cantante de The Pogues en el FIB 2006.

Pete Doherty y el cantante de los Pogues en plena efervescencia hooligan.

Siguiendo con la misma tónica de conciertos para guiris, nos encaminamos al escenario Vodafone Club para ver el concierto del grupo de Brighton los Ordinary Boys. Entramos en el escenario y lo primero que vimos fue a unos chicos vestidos con polos Lacoste y Fred Perry rasgando sus guitarras al más puro estilo Ramones. No los había escuchado nunca y me gustaron mucho. Además hicieron vibrar al público cuando tocaron dos versiones de los Ramones, «The KKK took my baby away» y, en versión más lenta, «I wanna be your boyfriend». Buen concierto.

Como el hambre apretaba, nos acercamos ya al Escenario Verde para degustar nuestros suculentos bocadillos, esta vez preparados por The Little Red And His Girlfriend, y mientras tanto escuchar el concierto de los Futureheads. Del concierto, la verdad, poco puedo decir, simplemente que para el próximo año debemos buscar otro lugar para cenar, porque al final del Escenario Verde los conciertos se oyen mucho mejor que delante, pero demasiado fuerte para cenar.

Y una vez más, después de la cena, empieza la fiesta fanta. Que mejor que empezar a degustar el vodka, ron y demás licores con el concierto de los Pixies. Empezaron el concierto enlazando viejos temas de sus mejores discos, «Surfer rosa» y «Dolittle». Cuando sonó «Monkey gone to heaven» el público enloqueció, supongo que por el hecho de estar viendo en directo a un grupo que siempre nos gustó y no tuvimos la oportunidad de ver porque eramos demasiado jóvenes o porque a principios de los 90 no había tantos festivales.

Más tarde llegó el susto, el concierto se suspendió durante cuarenta minutos por la avalancha delante del escenario. Un 10 para la organización y un 10 para el público que supo comportarse y el concierto se pudo reanudar sin ningún problema. Luego sonaron los clásicos «Debaser», «Here comes your man» y «Gigantic» con el que Joey Santiago, Kim Deal y Black Francis se despidieron paseando su orgullo yanki por el Escenario Verde.

Como el siguiente concierto en el Escenario Verde, Echo & the Bunnymen, no nos seducía y la fiesta fanta empezaba a hacer efecto en nuestros cuerpos, fuimos al Escenario Vodafone para ver a Dominique A. Del concierto no puedo decir mucho, había poca gente en la carpa y nosotros no estábamos para canciones tranquilitas, nos tomamos unos cubatas, reímos e hicimos tiempo esperando a los Strokes.

Llegó el concierto que muchos esperaban, los Strokes, más por lo que fueron en su memorable «Is this it» y su «Room on fire» que por lo que han hecho en «First impresions of earth», que la verdad a mí no me gusta, para gustos los colores.

Julian Casablancas vestía una auténtica chupa de cuero, hay que ser valiente, pero él y el resto de su cool banda empezaron bien pronto dando caña, tocaron primero éxitos del «Is this it» pero pronto sonaron las canciones de su último disco. Sonó muy bien «Juicebox». Más tarde sonaron, cómo no, «Last nite» y el concierto terminó con «Reptilia» y con el señor Casablancas ya bastante cascado de la voz, los abusos se pagan.

The Strokes en el FIB 2006.

Casablancas por triplicado. Foto: Elena Martínez.

SÁBADO, 22 DE JULIO.

El sábado el cansancio ya empezaba a hacer mella en nosotros. Llegamos al FIB antes de las siete, justo a tiempo para la rueda de prensa de Franz Ferdinand. Aparecieron en la sala de prensa sin su batería, ya que había sido padre el día anterior.

Los auténticos periodistas preguntaron sobre qué opinaban de los festivales en España. Ellos contestaron que los preferían a los ingleses, ya que las chicas iban mucho más destapadas y siempre estaban de fiesta hasta las tantas. Luego apareció una chavalita de la MTV que le regaló a Alex un sombrero. Tuvo su minuto de gloria, pero la verdad era para mandarla a la mierda. Más tarde les preguntaron si se sentían los herederos del Brit Pop y ellos, como siempre, contestaron lo mismo: están en el rock and roll para ligar con chicas.

Al final era imposible ya seguir con la rueda de prensa, porque al lado mismo estaba Morrisey ensayando en el Escenario Verde.

Franz Ferdinand en el FIB 2006.

Franz Ferdinand con cara de niños buenos en la sala de prensa.

Más tarde a las siete y media nos fuimos al escenario Vodafone para ver al Columpio Asesino. El calor apretaba, los litros de cerveza nos los bebíamos lo más rápido posible para que no se calentaran y el batería para sorpresa mía, cantaba y a la vez aporreaba la batería con muy mala hostia.

Mala leche es lo que lleva dentro este grupo, las letras son prácticamente imposibles de entender y la mezcla de electrónica, guitarreo y de vez en cuando la trompeta te hacía bailar pero a la vez flipabas, ¿cómo coño se baila esto? Para algunos críticos fue uno de los mejores conciertos del Fib, pero para mí, bueno, estuvo bien para empezar el dia.

El Columpio Asesino en el FIB 2006.

El Columpio Asesino en el Escenario Vodafone.

Y a las nueve en el Escenario Verde, la reinona más grande Manchester, Morrisey. Como telón de fondo una gran foto de Oscar Wilde presidía el escenario y apareció él con camisa amarilla y con la chulería que le caracteriza.

Comenzó el concierto con «Panic» y luego le siguió «Irish blood, English heart», continuó con «Girlfriend in a coma» de los Smiths pero faltarón muchas más como «There´s a light that never goes out» o «Bigmouth strikes again». El concierto siguió con «First of the gang» pero luego fue decayendo con canciones más lentas y el numerito de la bandera española a modo de falda. Resumiendo, muy bien al principio pero luego fue decayendo con caras B y canciones menos conocidas.

Morrisey en el FIB 2006.

Morrisey, su grupo y Oscar Wilde. Foto: Elena Martínez.

Después del concierto de Morrisey y ya entrada la noche, nos dispusimos a cenar al ritmo de Mojave 3. Al final nos retiramos a un césped buscando tranquilidad. Allí nos encontramos a un grupo de frikis austriacos ya entrados en edad. Ellos se reían de nosotros y nosotros de ellos. La gracia estaba, según contaba uno de ellos, en que lo único que sabían decir en español era «¿Dónde está la biblioteca?». Eso era lo que les decían a nuestras acompañantes. Pero bueno, mientras tanto, de fondo, Mojave 3.

Una vez cenados, nos encaminamos al siempre querido y fresquito Escenario Vodafone. Cuando llegamos allí estaba ya Rufus Wainwright. De pie, él solo en el escenario con una guitarra acústica y luego más tarde sentado al piano. La verdad es que no era el marco ideal para nuestra fiesta fanta. En mitad del concierto, el público le cantó a Rufus el cumpleaños feliz, cumplía 33, y le regalaron unos globos y una tarta.

The Kooks, Escenario Verde y ganas de bailar, calentando para Franz Ferdinand. Ese fue nuestro concierto de los Kooks. Por momentos nos recordaban a los Artic Monkeys, grandes ausentes del Fib, por momentos nos recordaban a Franz Ferdinand. Nosotros a lo nuestro, a gastar tickets.

Llegó la hora de saltar, bailar y cantar. Franz Ferdinand empezó arrollando, era un no parar de hits, uno detrás del otro. Quizás tocaron demasiado pronto «Do you want to», pero da igual. Luego «Come on home», «This is fire», «Matinee» … Nosotros mientras tanto, entre canción y canción, viaje a la barra a por fanta. Para mí, sin duda el mejor concierto del FIB, mucho más profesionales que en la edición de 2004, en la que tocaron demasiado pronto y todavía no se les veía tan sueltos en el escenario.

Gaydjteam en la Pista Pop. Entramos y no había mucha gente. Gran sesión de estos chicos de Valencia, Guns and Roses, Olé Olé, Madonna, Wham y demás exitos ochentenos y noventeros.

Gaydjteam en el FIB 2006.

Gaydjteam, surfer rosa en la pista pop. Foto: Elena Martínez.

DOMINGO, 24 DE JULIO.

Esta vez sí que llegamos tarde, justo a las ocho para ver en el Escenario Fiberfib a Yann Tiersen, una mezcla de folk, pop, rock y un estridente violín sonando sin parar. Al final nuestros cuerpos no estaban para violines.

Madness, en el Escenario Verde. A las nueve empezó a sonar el ska, reggae o como queráis llamarlo. Fue un hervidero de guiris bailando sin parar, fumando y bebiendo cerveza. La verdad es que estuvo muy divertido, todas las canciones parecían como si estuvieras de fiesta por pubs en Londres. Todas las canciones nos sonaban y las habíamos bailado alguna vez, y por supuesto «House in the middle of the street» o para nosotros «Con Bosch tu cocina es la mejor».

Después sin casi descanso, nos fuimos a ver al grupo que nos libraría de Depeche Mode, We’re Scientists. El Escenario Vodafone a reventar. Me pasé el concierto pensando, ahora se vaciará y se irá la gente a ver a Depeche, pero no. El concierto estuvo lleno hasta el final. Deberían de haber estado en el Escenario Verde. Tocaron toda las canciones de su último disco, no se dejaron ni una, y la gente aún pedía más. Al final vimos un grupo de enfervorecidas inglesas que continuaban cantando «My body is nobody». En fin, me encantó el llamado grupo del momento.

Bueno, del concierto de Depeche Mode poco puedo decir. Llegamos a la última media hora y las canciones que cantaban pues no me las conocía. Por lo menos escuché la canción que más me gusta, «Personal Jesus», que la verdad es que sonó perfecta. La puesta en escena era bestial, incluso en las pantallas no paraban de poner imágenes de ellos cuando eran jóvenes, un poco cutre.

Depeche Mode en el FIB 2006.

Depeche y su espectacular escenario. Foto: Elena Martínez.

Después de tantos FIBs a mis espaldas, la idea de ver a Placebo ya no me emocionaba mucho. Brian Molko salió al Escenario Verde con chalequito y camisa, muy elegante y en breve comenzaron a sonar múltiples canciones de su nuevo disco, «Meds», el cual no ha tenido demasiado éxito. Por supuesto, no faltaron grandes éxitos de antes como «Special K», «Every you and every me» y «Days before you came» que fueron realmente las canciones que movieron al público.

Placebo en el FIB 2006.

Brian Molko dando los últimos guitarreos del FIB. Foto: Elena Martínez.

Después de Placebo llegaban Deus, the Rakes y más Pista Pop, pero mi cuerpo dijo basta. Me retiré a mis aposentos después de cuatro días de sol, fiesta, pista pop, litros y litros de cerveza, litros y litros de fanta y litros y litros de sudor.

Comentarios cerrados