MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

Festival FIB - Crónica del FIB 2005.

Crónica del FIB 2005.

Publicado el 2 de septiembre de 2005 en Festival FIB.

Jueves, 4 de agosto.

ALDO LINARES: Empezaba el FIB a las ocho de la tarde, aún con un sol de justicia y en el escenario verde empezó a sonar Nancy Sinatra. ¿Raro?, pues sí, pero luego la cosa se fue animando con clásicos de la psicodelia, Joy Division, The Cure, a los que luego siguieron los Raveonettes, Pink Floyd, … y bueno, fue una bailonga forma de empezar el FIB.

DORIAN: Aparecieron en el escenario con su característica indumentaria roja al grito de ¡¡¡que viva el indie coño!!! Pero parece que ese sonido techno tranquilito y la pinta de angelitos malos no llegó a mover al público que aún era escaso. Al final cerraron con su exitoso «Te echamos de menos» y la dedicatoria a todos los hijos que nacerán de este festival.

DELUXE: Fue el último artista nacional en el Escenario Verde y la verdad es que no defraudó. Empezó de manera contundente con «Los jóvenes mueren antes de tiempo» y parecía que estábamos en un auténtico concierto karaoke, estilo Los Planetas. El público que ya llenaba el Escenario Verde coreó sus éxitos:»Bienvenido al final», «Que no», la gran versión de «I´ll see you in london» y por supuesto ese solo de guitarra del «With or without you» de U2. Gran concierto de Xoel y lástima que fuera el último de los nacionales.

THE POSIES: Salieron al escenario como locos, parece que cenaron bien. Dieron caña de principio a fin «It´s great to be here again», » I guess you are right» y, como no, «Everybody is a fucking liar». El final del concierto se convirtió en desconcierto, Stringfellow en calzoncillos, instrumentos por los suelos y continuamente repitiendo la palabra «gilipollas» que parece ser que es lo único que sabía en español.

THE POLYPHONIC SPREE: Y con ellos llegó el escándalo, parece que casi nadie les conocía, 23 tipos encima de un escenario, saltando y brincando con sus túnicas al estilo del mítico Carlos Jesús, un coro gospel de unas cuantas chicas, arpas, guitarras, batería, y un tipete bailando al más puro estilo oé, oé, oé.

THE TEARS: Esa gran decepción, Brett Anderson y Bernard Butler, otra vez juntos, pero parece que nada tienen que ver con aquella banda que tanto nos ha hecho sudar y bailar en el Escenario Verde. Consiguieron mover al público con «Refugees», bastante pinchado en las radios, pero nada más, no hubo ni los famosos movientos de micro de Brett.

UNDERWORLD: Tomaron el testigo al más puro estilo Chemical Brothers, pero al menos no se llenó el Escenario Verde del público discotequero que arrastran los hermanos químicos. Pronto sonó su gran hit «Born slippy» y la gente se abalanzó sobre el escenario a bailar. Luego más tarde sólo nos emocionaron los grandes juegos de luces y así finalizó el Fibstart, sintiéndonos un poquito más viejos después de bailar al más puro estilo 90.

Viernes, 5 de agosto.

Bueno, empieza el FIB ya con todos los componentes de la excursión y nos dirigimos al FIB Heineken Music Box, para escuchar como pincha Tomás Fdo. Flores. Bien, un comienzo bastante tranquilito para el FIB que se avecinaba pero no había mucha gente y se estaba bien, sentado en el suelo, con birritas, porritos y fresquitos.

Eran ya las 7 y, bastante entonados ya, nos acercamos al Fib Club, para ver al grupo estrella nacional, La Habitación Roja. Empezaron desde un principio dando caña y con un regalito para la organización: «estamos aquí en el escenario pequeño y hemos perdido a nuestro manager, parece que a la organización no le importa porque somos españoles». Sin comentarios.

El concierto estuvo muy bien, en su línea, desde luego merecían estar en el escenario grande, el público abarrotó la carpa y eso que eran las siete y media. Tocaron las buenas canciones del nuevo disco, los hits antiguos y por supuesto «Por ti» con el público entregado cantando «las noches en malasaña, el carmen, l´Eliana y agosto en el Fib».

Un poco tarde nos dirigimos al escenario Fiberfib, para el final de The Kills, estaba a reventar, probablemente por la marabunta de ingleses de este año, pero no me acaban, mucho glamour pero poca música.

Después de tomarnos unos maravillosos bocadillitos etíopes, bien cargaditos de chorizo, queso, jamón y demás, preparados por el famoso cocinero «the little red». Nos marchamos al escenario Fiberclub, no podía haber más gente y es que la ocasión lo requería, los Mando Diao.

Dieron un concierto espectacular, mucho ruido, muy rápido y cambiando siempre de cantante. Nosotros brincábamos y bailamos mientras empezaba ya el despiporre de la fanta con vodka adquirido anteriormente en una gran superficie francesa, si se bebe mucho los precios de los cubatas son bastante caros.

Inmersos ya en pleno Fib, en nuestra línea, y después de sudar la gota gorda con Mando Diao, nos fuimos al primer gran concierto, The Cure. La verdad es que nunca me han emocionado y menos después del concierto que dieron en un anterior FIB. Nosotros continuamos con nuestra fiesta Fanta al lado de la barra, y seguimos a Robert Smith desde lejos, el final emocionante con «Friday I´in love» y «Boys don´t cry».

Para acabar el primer día de conciertos nada mejor que bailar un poquito, Bassemente Jaxx, un divertidísimo concierto con mucha gente sobre el escenario y tocando todos sus famosos singles.

Como aún eran las tres y media, nos quedaba la Pista Pop, donde entraban en escena La Habitación Roja dj´s. Estuvieron todos pinchando y la verdad es que se lo curraron, la gente disfrutó y se pudo oír a Radio Futura, Pulp, El Niño Gusano y un monton de grupos geniales, pero es imposible que me acuerde. La noche acabo a las ocho después de haber disfrutado, haber conocido a gente muy maja y haber inventado una nueva forma de bailar: «el pulpbaile».

Sábado, 6 de agosto.

Amaneció a las dos de la tarde en Benicàssim y el afamado cocinero «the big red» esta vez, preparó un maravilloso «arrós a banda», luego gran siesta amenizada por todos los putos politonos del hermano moretti, ducha y al Fib otra vez, a tajarse.

Llegamos al recinto con nuevas incorporaciones, «el normal» y su esposa, nos dirigimos al escenario Fiberfib para ver a Kings of Convenience. La verdad es que estuvieron bien, pero otra vez parecía agobiar el que a nuestro alrededor todo fueran gambas en forma de persona hablando inglés y bebiendo cerveza.

A las siete y media, como el día anterior, llegaba la cita nacional al escenario Fib Club Cycle. Lleno hasta la bandera, calor y la China Patino levantado la falda y enseñandonos sus braguitas. El concierto fue de escenario Verde, pero tuvimos que baillar «Mechanical» y «The apple tree» con un sol de justicia.

Moretti y yo llegamos tarde a Kaiser Chiefs. El resto de la trouppe nos dejó abandonados en el concierto de Cycle. Otra vez en el escenario de los guiris, pero esta vez ya había más españolitos. Para mí uno de los mejores nuevos grupos, unos auténticos roqueros, «Everyday I love you less and less»

Llegó la hora de la cena de bocadillo etíope y el concierto de Raveonettes. Eso de los conciertos de día echa un poco «p´atrás», pero bueno, creo que también les faltó dar más caña. Su disco «Pretty in black» está muy bien, pero me decepcionaron un poco.

Seguidamente la hora «carapapa», Keane. ¿De verdad merecían estar en el Fib? Sólo tienen un disco, suenan vacíos, aunque parece que detrás de ellos había más instrumentos y, la verdad, visto lo visto hubiera preferido ver a Richard Hawley recomendado por la auténtica inventora del «pulpbaile».

Continuaba la fiesta en el Escenario Verde con The Lemonheads, aunque realmente no fue una fiesta, faltaron algunos hits, faltó público y sobraron las dos o tres canciones de Evan Dando en solitario.

Habiendo empezado ya hacía rato la fiesta Fanta, llegó el concierto de Dinosaur JR. Simplemente bestial. Después de los tranquilos Lemonheads nada mejor que unas guitarras sonando casi grunge y recordando a los Pavement, Sonic youth y demás grupos de los 90.

La noche terminó con una breve visita a las carpas y la comprobación de que el techno había tomado las carpas. Nosotros preferimos retirarnos a dormir, después del robo de unos cuantos melones en los huertos adyacentes al recinto.

Domingo, 7 de agosto.

Empezaba el último día en el escenario Fib Club, con los Lori Meyers, la gran esperanza indie. Gran concierto aunque parece que faltaba público por el horario. Sonaron «La mujer esponja» «Hamackucko» y la aclamada «Tokio ya no nos quiere». Estamos ansiosos por escuchar su nuevo disco.

Cansados ya un poco de tantos conciertos, nos acercamos a ver a The Wedding Present que no nos mostraron nada nuevo. Luego nos acercamos al Escenario Verde para tomar nuestra última cena escuchando a los Hot Hot Heat. Buen concierto de uno de los nuevos grupos del post-punk, new wave o como coño quieran llamarlo.

Y llegó Nick Cave y otra vez empezó la fiesta Fanta, y la verdad es que yo no entiendo esta música, hay gente «pa´tó».

Más tarde Oasis, el concierto más esperado por nuestra trouppe. Estuve delante, echando fotos, cantando, bailando, pero ya no es lo mismo y eso que tiraron mucho de sus grandes éxitos. Pero para mí Liam estaba completamente afónico y lo de acabar con «My generation» otra vez ya no tiene gracia.

El último concierto que vimos fue el de CD Soundsystem, escuchamos unas cuantas pero el cuerpo ya no estaba para bailes y después de «Daft Punk is playing in my house» nos retiramos a nuestros aposentos, habiendo disfrutado una vez más de nuestro FIB y el año que viene más y en julio.

Comentarios cerrados