MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

Festival FIB - Crónica del FIB 2002 – Por MPH.

Crónica del FIB 2002 – Por MPH.

Publicado el 11 de septiembre de 2002 en Festival FIB.

El Festival Internacional de Benicàssim llegó, como todos estos últimos años, y yo llegué a él, no sin algo de retraso pero con ganas de escuchar buenos conciertos aunque sin ganas de ver a tanta gente. No se puede tener todo.

Dicen que esta edición, a juzgar por el cartel, era una de las mejores que ha habido en la historia de este festival, eso que cada uno lo juzgue por sí mismo ya que gustos hay de todos los tipos. Lo que sí es cierto es que nombres no faltaban (Primal Scream, Radiohead, The Cure, Chemical Brothers, Muse, Suede…). En esta edición todo fue algo más complicado para la organización del festival al sobresaturarse el mismo (se vendieron todas las entradas), lo cual se hizo notar en el agobio permanente en todos los conciertos (el año anterior se notaba que había más espacio) y en la saturación de las zonas de acampada.

La zona de acampada en la que estuve (la más lejana de la zona de conciertos) empeoró respecto a la edición anterior (en la edición anterior estuve en la más cercana a la zona de conciertos) ya que no había toldos para quitar el maldito sol que te daba los buenos días y las duchas eran cerradas, con lo cual se formaban largas colas. Los precios de los víveres subieron con respecto a los ya prohibitivos precios de la anterior edición, pero eso era de esperar y quien no quiera gastarse el dinero que no vaya a ningún festival que es la mejor forma de hacerlo.

La zona de prensa estaba debidamente acondicionada aunque resultaba difícil adquirir bebida ya que hubo gente que fue al FIB a hacer lo mismo que Nicolas Cage en Living Las Vegas. Cosas que pasan.

Lo que sí me pareció un poco mal es que en su día no dejasen hacer un bis a un grupo como Primal Scream y sin embargo Radiohead puedan retrasarse lo que les salga de los cojones y hacer bises (no es que esté en contra de los bises, pero o todos o ninguno).

En líneas generales el FIB 2002 estuvo bien, aunque peor, a mi modo de ver, que la anterior edición. De todos modos es lógico, ya que es más difícil organizarlo todo cuando el número de asistentes es bastante superior.

Presentación del libro «Sermones en el desierto».
Sala de prensa FIB – 3/8/02 – 19:20.

Los asistentes a la presentación del libro recientemente publicado por Jota Martínez Galiana sobre la historia del grupo Surfin’ Bichos presenciamos una entretenida rueda de prensa en la que se explicó el porqué y el cómo del libro. El autor, amigo de Joaquín Pascual (Mercromina), conoció a Fernando Alfaro (Chucho) en el transcurso de la elaboración del documento. A través de las entrevistas con Alfaro y Joaquín Pascual, Jota Martínez Galiana ha ido conociendo y reproduciendo una visión general de lo que representó y aún representa Surfin’ Bichos en el panorama musical español. Sin ceñirse a lo que es el grupo, y contando también lo referente a las personas que había detrás del mismo, así como vivencias y múltiples historias, ha elaborado el autor este documento. Nos contó cómo Alfaro se abrió enseguida a él contando anécdotas y vivencias del grupo y desmintió la imagen que el líder de Chucho da de sequedad y austeridad. En el libro se revelan también datos sobre el porqué de la separación y los problemas internos que tuvo el grupo de Albacete. Una presentación en la que sólo faltó el obsequio del documento en sí, así que habrá que comprarlo.

Mercromina.
Escenario Verde – 3/8/02 – 20:45.

Lo que todos esperábamos se confirmó. Al igual que ya hicieran en Albacete, Mercromina salieron a presentar su nuevo disco con orquesta incluida (cuerdas) y, al igual que nos tienen acostumbrados habitualmente, dieron un gran concierto. Que el disco de los de Albacete es lo mejor en el ámbito nacional que he escuchado este año supongo que es algo que muchos compartirán conmigo. Si a esto le sumamos una puesta en escena digna y un directo de libro obtenemos lo que vimos los asistentes a este evento, un concierto que, al menos para mí, fue de lo mejor de esta edición del FIB. Especial mención a «El libro de oro de la congelación» que además de ser una gran canción sonó de maravilla. Si no tenéis el nuevo disco de Mercromina, estáis tardando en adquirirlo.

Radiohead.
Escenario Verde – 3/8/02 – 01:30.

Cuando asistes a un concierto lo más importante es que el grupo tenga buenas canciones: Muy mal tienen que tocar (Los Planetas) para que el concierto sea un fraude. Radiohead es en la actualidad uno de los grupos más importantes en el panorama internacional y es sin duda algo merecido. En el concierto del FIB asistimos a un recorrido por el universo de Radiohead, lo cual es ya todo un honor. A pesar de algún que otro fallo (micro en Karma Police y error al piano de Thom Yorke -por suerte no es dios-) Radiohead dio un buen concierto en esta edición del festival de Benicàssim. A través de temas rescatados del principio del viaje como «Fake Plastic Trees», «Karma Police» o «Paranoid Android» (que a mí particularmente fue la canción que más me gustó) y de los temas que marcan el desvío tomado en la autopista que conduce a estos músicos como «Idioteque» o «Pyramid Song», nos transportaron a lo largo del concierto a su particular dimensión. El espectáculo de ver a Thom Yorke en el escenario es algo de por sí especial, no se puede negar que da todo en sus conciertos y es algo de agradecer, y el público de hecho lo supo agradecer ya que estaba totalmente entregado y supo perdonar los humanos errores que todos tenemos derecho a cometer.

Primal Scream.
Sala de prensa FIB – 3/8/02 – 03:15.

Las guitarras tomaron especial presencia en este concierto. A pesar de la decepción de las primeras canciones y de la poca duración del mismo pudimos asistir a un demoniaco concierto en que las guitarras tomaron la iniciativa, sin ningún efecto extra grabado ni polladas de ese tipo. Primal Scream salieron al escenario y tocaron sus temas con un par de cojones y tres guitarras. Aunque se esperaba algo más de Bobby Gillespie, que estuvo en trance durante la escasa hora que duró el concierto, lo cierto es que, en cierta medida, los Primal dieron lo que de ellos se esperaba, cómo dice el disco de Jarvis: This is hardcore. Especial mencióon para «Swastika Eyes» y «Accelerator». Lo más cerca que estaréis del trinitrotolueno pasa por comprar el XTRMNTR.

Rinôçerôse.
Escenario Verde – 3/8/02 – 05:00.

Lo cierto es que se me hace difícil hablar de un tipo de música en la que reconozco mi ignorancia. No obstante el concierto de Rinôçerôse fue entretenido y sonó bastante bien a pesar de no compartir demasiado su música. La gente se divirtió bastante, de hecho tenía delante mía a unos tipos que no dejaban de bailar, uno como si estuviese en el bar «La ostra azul» de la película «Loca academia de policía» y el otro emulando al mítico personaje de videojuegos «Super Mario», pero eso sí, parecían simpáticos. La mayor sorpresa fue el antilibinidoso strip-tease final a ritmo de la música de Rinôçerôse, evento que no alteró el baile de los de adelante, que siguieron deleitándome con su particular espectáculo.

Carrots.
Escenario Fiberfib.com -4/8/02 – 18:10.

Difícil me resulta a menudo ser objetivo, pero en casos así la dificultad aumenta considerablemente. Carrots nos dieron lo que de ellos se esperaba, un pop fácil, sin nada nuevo y sin demasiado antiguo por recordar. Entre otras tocaron sus singles «7000 ideas» y «Sunshine». El cierre se produjo con la canción «Cinema». La nota de color la puso la camiseta de la selección argentina que tenían colgada de un bafle, no sé si tendría algo que ver con la expresión «Maradona de la radio» de Antonio Luque, pero lo dudo. Demasiada asistencia para un concierto tan soso (quizá debida a la ausencia de conciertos a esa hora), pero ya saben, para gustos colores.

Deluxe.
FIB Club – 4/8/02 – 19:00.

El grupo de Xoel López (el ex de la Elephant Band), que es la revelación de este año ofreció un concierto bastante aceptable donde no faltó su clásica versión de The Smiths «There is a light that never goes out». Estoy en contra de que los integrantes del grupo (lo digo por el cantante) lleven puesta una camiseta de su propio grupo (creerte Dios sin ser Ayrton Senna es bastante jodido). De todos modos lo que importa es la múscia y lo cierto es que el concierto sonó bien. No faltaron canciones como «Looking through the hole» o «I’ll see you in london». Tampoco, al igual que Carrots, se pueden quejar de asistencia de público, aunque en esta ocasión está bastante más justificada.

Beef.
FIB Club – 4/8/02 – 19:45.

¿Qué puedo decir de Beef que no se sepa ya? Que son uno de los mejores grupos nacionales y que son los únicos que saben hacer ruido de calidad en este puto país no creo que le aporte ninguna información a nadie. En el FIB no iban a ser menos y el grupo de David Rodríguez dió lo que de ellos se esperaba, un muy buen concierto en el que nos mostraron su nuevo trabajo «La Bohème» sin olvidar sus seis anteriores trabajos. Mencionable es también el hecho de que llegasen a tocar en momentos con tres guitarras (cuando el teclista se convertia en guitarrista) y la intensidad de canciones como «Ready for love» o «Shake your money maker». Asombrosamente el público descendió considerablemente respecto a Deluxe. Cada uno tiene sus gustos y la moda es la moda supongo, pero un grupo con la trayectoria de Beef merece la pena ser escuchado y, desde luego, el directo que tienen Deluxe, siendo bueno, dista bastante del de Beef.

El Hombre Burbuja.
Escenario Verde – 4/8/02 – 20:45.

Dos cervezas en mi poder me ayudaron a escuchar un concierto ya de por sí fácil de escuchar por su sencillez y su calidad. El Hombre Burbuja se pusieron su traje de gala en el FIB y nos deleitaron con su extravagante y pintoresco repertorio en un concierto divertido, fresco y, curiosamente, ausente de público (también es cierto que el Escenario Verde es más difícil de llenar). Mención especial merece la presencia de Curry (ex batería de The Pribata Idaho) en el concierto, quien también parecía disfrutar, como el resto, de un concierto como debe ser: sencillo que no simple. La paz está en las matemáticas y en conciertos como éste, desde luego.

Comentarios cerrados