MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

El Hombre Burbuja - Kill the mosquito - Canción (letra e información)

Kill the mosquito

Esta página pretende recopilar todo tipo de información (autores, letra, discos en los que aparece, anécdotas, versiones a cargo de otros grupos ...) sobre la canción "Kill the mosquito" interpretada por El Hombre Burbuja.

Discos en los que aparece

Notas sobre la canción

Autor(es) de la letra - Julio García

Autor(es) de la música - El Hombre Burbuja

Existen 2 versiones publicadas de esta canción: la que se publicó originalmente en el disco "Nadando a crol" y la mezcla alternativa publicada en el CD1 del doble recopilatorio "Tú ves ovnis".

En ambos casos la letra es idéntica, salvo un párrafo. En la letra de la mezcla alternativa no aparece el párrafo "Mientras, los dos hombres del gobierno (...) esas escafandras de tela, blancas".

Además, la mezcla alternativa dura unos segundos menos que la primera versión publicada.

Vídeos relacionados

Búsqueda automática de vídeos. Es posible que el resultado no sea el videoclip de la canción.

Letra de “Kill the mosquito”

Un día insoportable, había sido y hacía mucho calor, un calor de mil demonios. Estaba pasando el verano en casa de unos amigos, en el Algarve, y me encantaba pasar las noches en el porche, sentado en una enorme silla de mimbre, que parecía haber sido fabricada para mí.

Había árboles, decenas de árboles de los que salían extraños sonidos. Daba la sensación de que los árboles hablaban entre ellos, se reían de mí y me criticaban. Y mosquitos, gracias a dios es una de las pocas cosas a la que no soy alérgico. Polen, picaduras de abejas, avispas, polvo, epitelios de animales, hongos de la humedad, látex e incluso algunas frutas, pescados y especias.

Pero no los mosquitos.

Fue el verano del 94, si miras los periódicos, podrás comprobar que nunca se había visto una plaga de mosquitos como aquella en el sur de Portugal. Mosquitos como puños, bichos enormes y grotescos, como víctimas de una rara mutación genética, aparecían cada quince minutos en formaciones de diez o veinte, como helicópteros.

Al principio el humo los espantaba, pero no podíamos estar fumando todo el rato, no podíamos no parar de fumar, así que ingeniamos un dispositivo a base de pequeñas hogueras y sacamos de un armario un puñado de viejas raquetas de tenis.

Todo cuanto podíamos decir era: kill the mosquito.

Apareció un coche con unos faros inmensos, y me deslumbraron tanto que me puse de muy mal humor. Tardé casi un minuto en recuperar la vista. Del coche bajaron dos hombres bien vestidos, dijeron que eran del gobierno y que debíamos encerrarnos en casa. El vertido había alterado el proceso de crecimiento de las larvas de mosquito y, en la costa, 48 personas habían sido hospitalizadas en las últimas 24 horas. El vertido en cuestión era el mayor desastre ecológico ocurrido en los últimos 20 años, y todo parecía haber empezado en Oil Island de Shell, la plataforma petrolífera más antigua de las que funcionan en el océano atlántico. Consulten la prensa.

Nos dio por preguntarles a aquellos 2 hombres si era cierto eso de que sólo había 2 maneras de matar el tiempo en una plataforma petrolífera: putas y caramelos.

Pero todo lo que supieron decirnos fue: kill the mosquito

Decidimos quedarnos en el porche, nada de encerrarnos en casa. Hacía una noche espléndida y no se podía desaprovechar. Además los mosquitos sabían mantenerse alejados del fuego. Los dos hombres se tomaron muy a mal eso de que quisiéramos quedarnos allí con los mosquitos, eso de que no nos importara convivir con los insectos pareció dolerles mucho. Nos decían que venían para ayudar y que no éramos conscientes del peligro. El hombre más alto me recordaba a mi padre, y yo me preguntaba si alguna vez le habría picado un insecto muy grande, a mi padre.

Mientras, los dos hombres del gobierno empezaban a parecer un par de estatuas, siempre habían estado ahí. Pero cuando ya era obvio que no se moverían nunca, uno de ellos alargó el brazo para coger del coche dos trajes, de apicultor, ésos que se utilizan para robarle la miel a las abejas. Era un tanto ridículo verlos, con sus trajes de chaqueta, colocándose sobre sus cabezas esas escafandras de tela, blancas.

El otro hombre abrió el maletero del coche y comenzó a sacar algo que parecía pesar, algo se cargaban en la espalda, algo así como dos extintores blancos. Debían llevar algún gas o espuma especial anti-mosquitos. Insecticidas capaces de aniquilar humanos, estoy segura.

Una vez equipados los dos hombres empezaron a rociar el jardín, y poco a poco se fueron acercando hasta el porche. Al llegar frente a nosotros se pararon, el uno al lado del otro, y nos miraron fijamente.

Detrás de ellos vimos acercarse a un centenar de mosquitos embadurnados en espuma blanca, una enorme nube de mosquitos desorientados y enloquecidos. Detrás de ellos, y no les avisamos, no dijimos nada. Aquellos dos hombres, especialistas en plagas de insectos, no les dio tiempo a decir, kill the mosquito.

Ampliar / corregir

Licencia de la letra: Los posibles derechos sobre la letra de la canción corresponden a sus propietarios, NO a Musicoscopio. En esta página, se reproduce la letra con fines informativos.