MUSICOSCOPIO.com usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, reproducir contenidos incrustados, permitir compartir contenidos en redes sociales y mostrar anuncios personalizados (Google Adsense). Para visitar la web, es necesario que aceptes las condiciones de nuestra política de cookies y de nuestra política de privacidad.


El acceso y el uso de esta web se rige además por las condiciones establecidas en su aviso legal.

Christina Rosenvinge - La noche del incendio - Canción (letra e información)

La noche del incendio

Esta página pretende recopilar todo tipo de información (autores, letra, discos en los que aparece, anécdotas, versiones a cargo de otros grupos ...) sobre la canción "La noche del incendio" interpretada por Christina Rosenvinge.

Discos en los que aparece

Notas sobre la canción

Autor(es) de la letra - ????

Autor(es) de la música - ????

Vídeos relacionados

Búsqueda automática de vídeos. Es posible que el resultado no sea el videoclip de la canción.

Letra de “La noche del incendio”

Aparte del incendio algo nos reunía allí,
tal vez era el silencio entonces roto por las mil
sirenas, antirrobos, alarmas que al sonar
formaban el acorde que define a esta ciudad.

Era como un festival inesperado en la noche estival,
el papel incandescente caía como lluvia sideral.
Una carta ardiendo aún me cayó muy cerca, entonces tú,
tú, precisamente tú, la apagaste de repente,
me dijiste algo insolente y volviste a desaparecer.

Me condenan por asalto, me condenan por robar,
la condena es un anhelo que no puedo precisar.
Me atrapa, me consume, me nubla la razón,
a mí que saqué notable en arte y manipulación.

Esa noche el resplandor borró la luz del día y su terror,
los muchachos se embravaban, las chicas parecían estar en flor,
oí la música sonar y acepté la única invitación.
Tú, precisamente tú, con tus modos indolentes
me escribiste tu nombre en la frente y volviste a desaparecer.

Los rascacielos arden, todo debería arder,
te gusta echar de menos pero no sabes querer,
te empeñas en atarme y luego echas a correr,
si el monstruo te da miedo, ¿por qué le das de comer?

El diablo se lamenta y dice: ¿pero cuál es mi función?,
¡el de arriba es ya tan torpe que no hay manera de hacerlo peor!
Y se pincha un lexatín con la punta de su tenedor.
Tú, precisamente tú, en tu caos tan diligente,
la maldad suele ser inconsciente y vestirse de fatalidad.
Tú, precisamente tú, con tu amor intermitente
del pasado saltas al presente y de nuevo a desaparecer.

Ampliar / corregir

Licencia de la letra: Los posibles derechos sobre la letra de la canción corresponden a sus propietarios, NO a Musicoscopio. En esta página, se reproduce la letra con fines informativos.